sábado, 26 de diciembre de 2009

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA





Un cuadro no para pintar y si para imitar

Padre Javier Leoz


Lc 2, 41- 52

1.- En medio de la Navidad, y desde la lógica que nosotros tenemos, no nos resulta difícil entroncar esta fiesta: la Sagrada Familia.

--¡Algo bueno tiene la familia cuando, Dios, quiso formar parte de una!

--¡Algo, esencial e insustituible debe de tener la familia cuando, Dios, quiere nacer y crecer en medio de ella!

Mirar a José y María, en este domingo, es saber que una familia de Dios está llamada a cumplir la voluntad de Dios.

A mí, esta festividad de la Sagrada Familia, me sugiere una cosa: en ella se aprende a querer o a no querer al Señor; en ella, la familia, se aprende a apreciar a Jesús o a ignorarle; en ella, la familia, se aprenden los valores que el Evangelio nos sugiere o, por el contrario, se puede llegar a no conocerlos.

Amigos: ¡la familia! Es nuestra asignatura pendiente. Y, sobre todo, porque estamos en un momento tremendamente delicado. Hasta el Papa Benedicto, este pasado viernes, lo pensaba en alto: “nos preocupa el futuro de la familia por cuanto se le compara con otras situaciones que en nada tienen que ver con la esencia de la misma”.

2.- Belén es algo vivo, un ideal de lo que pueden ser las familias de hoy. No es una estampa que se ha quedado petrificada en los siglos del ayer. No es puzzle para ser encajado a modo de entretenimiento, ni tampoco algo para ser objeto de burla por una campaña orquestada e ideológica para sacarlo del contexto escolar o institucional. Ningunear a la Sagrada Familia, por si alguno no es consciente, es ir en contra de la estructura que sostiene los valores occidentales.

La Sagrada Familia es todo un ejemplo para los que queramos recuperar o mantener la sencillez, la verdad, la bondad de Dios, la alegría de corazón, la fidelidad entre los esposos, el amor auténtico entre un hombre y una mujer.

Belén, entre otras cosas, es un grito contracorriente a lo que, hoy, estamos padeciendo y viviendo en algunos lugares de nuestra tierra. ¿Son necesarios –de repente y tan deprisa- tantos cambios que alteran y desequilibran lo que es equilibrio en la sociedad?

3.- Hoy, en la Sagrada Familia, contemplamos los más altos ideales que muchos de nuestros padres siguieron a rajatabla: creer en Dios es vivir en el amor.

Jesús, José y María nos animan a seguir en el camino que hemos emprendido como familias cristianas. El amor de Dios, tan apartado y arrinconado en muchas familias que se dicen cristianas, ha de ser el pulmón que dé oxígeno y vida a un hogar. ¿Cuántos de los que estamos aquí hemos bendecido la mesa en estos días? ¿Y por qué sólo en Navidad y no todos los días? ¿Cuántos de los que estamos aquí intentamos cumplir la voluntad del Señor antes que dar capricho y ceder ante la presión y disposición de una sociedad hedonista y esquiva con las cosas de Dios? ¿Cuántos, de los que hoy estamos aquí, vivimos con cierta radicalidad –como la Sagrada Familia- nuestro encuentro con Dios; nuestra experiencia de Dios; nuestra apertura a Dios?

No podemos quedarnos en una continua lamentación. Pero, más que mirar hacia fuera, vamos a intentar hacer más saludables nuestros propios hogares con la fuerza de la oración; con la alegría de la fe; con el firme convencimiento y seguridad de que Dios nos apoya y nos acompaña en la misión de padres, en la educación de los hijos o en el cuidado de nuestros mayores.

Mirar a Belén es ver el amor que triunfa; el amor que todo lo invade; el amor que todo lo puede; el amor que, incluso asume, el hecho de que Jesús siga su propio camino para cumplir la voluntad de Dios, antes que dar satisfacción a sus propios padres.

4.- Fiesta de la Sagrada Familia. No cuesta demasiado centrarnos y ver que, hoy más que nunca, es un gran ideal que tenemos que presentar y seguir proponiendo ante otras opciones –respetables por supuesto- pero distintas a la familia cristiana.

Si María conservaba todo esto en su corazón, que nosotros aún en medio de tormentas y dificultades, aprendamos una gran lección: algo tiene el agua cuando la bendicen y algo tiene la familia, cuando tantos la quieren confundir o infravalorar.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

SI TE GUSTA, ¿POR QUÉ NO LO HACES PÚBLICO?