viernes, 29 de junio de 2012

ORIENTACIONES PASTORALES PARA EL TRIENIO 2012-2014


Con ocasión del Año de la Fe, los obispos de la Conferencia Episcopal Argentina redactaron una guía que sirve, explicaron, como "referencia para contar con una herramienta programática de algunas líneas pastorales estables y a largo plazo".

Las orientaciones pastorales para el trienio 2012-2014 llevan por título "La Misión Continental en el Año de la Fe", tienen una introducción, tres capítulos y una conclusión.
En la introducción, los obispos ofrecen el testimonio de su propia fe al subrayar que "somos hombres de fe" y compartir "con todos la feliz experiencia de haber sido alcanzados por el Señor en el camino de nuestra vida".

El primer capítulo está dedicado al Año de la Fe y hace hincapié a la fe como encuentro personal con Cristo, al conocimiento de la fe para dar el propio asentimiento, y en la profesión y comunicación de la fe.

El segundo plantea un estilo pastoral basado sobre los pilares de la alegría, el entusiasmo y la cercanía.

Y el tercero se refiere en particular a los ámbitos pastorales prioritarios y cita cuatro: Iniciación Cristiana, Evangelización de la cultura, Pastoral Vocacional y Gesto misioneros.

Al referirse a la Iniciación Cristiana, se considera necesario "seguir siendo creativos para que la Catequesis se adecue a los desafíos propios del tiempo que vivimos y a los requerimientos de la nueva evangelización", y se asegura que "la vivencia eclesial de la fe necesita de una comunidad viva que sea fuente de comunión misionera". También anticipa la realización de un Catecismo argentino y subraya la importancia del Congreso Eucarístico Nacional por realizarse en Tucumán en 2016.

En el capítulo dedicado a la Evangelización de la Cultura, se proponen varios puntos: Evangelización y cultura, Caridad y compromiso social, Familia y vida, piedad popular.

El tercer capítulo sobre Pastoral vocacional es una exhortación a hacerla presente en toda la vida eclesial, y demanda una nueva evangelización con agentes pastorales, presbíteros, diáconos, consagrados y consagradas, que "reconociendo la mirada tierna y comprometedora de Jesús estén dispuestos a consagrarles totalmente sus vidas".

El otro capítulo ofrece sugerencias sobre gestos misiones con ocasión al Año de la Fe, al recordar que es una invitación a todo creyente a "confesar su fe con plenitud y renovada convicción, con confianza y esperanza".

Los obispos concluyen que la convocatoria del Santo Padre a celebrar el Año de la Fe es una oportunidad "para orientar la tarea evangelizadora en un mismo sentido y, en continuidad y novedad, con la pastoral ordinaria y las opciones pastorales actuales.
Asimismo, indican que "la Misión Continental iniciada en América Latina y el Caribe es el cauce que concreta el llamado a una 'nueva evangelización' con los aportes que la celebración de este Año de la Fe ofrece".

"Invocando la intercesión de nuestra madre la Virgen de Luján, Patrona de La Argentina, e invitando a todos a dejarse guiar por el impulso del Espíritu Santo, ofrecemos estas orientaciones pastorales para caminar en comunión como Iglesia en La Argentina en este tiempo de gracia".

Fuente: AICA

Para descargar (guardar) el documento en PDF AQUÍ

--
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mens. 9-7-87 
"Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre".

martes, 8 de mayo de 2012

8 DE MAYO NUESTRA SEÑORA DE LUJAN

125 años de la Coronación de la Imagen de Nuestra Señora de Luján!! —

Oración a Nuestra Señora de Lujan

Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra. Nuestra Señora de Luján, Patrona de nuestra Patria; hoy alzamos nuestros ojos y nuestros brazos hacia tí... Madre de la Esperanza, de los pobres y de los peregrinos, escúchanos...
...

Hoy te pedimos por Argentina, por nuestro pueblo. Ilumina nuestra patria con el sol de justicia, con la luz de una mañana nueva, que es la luz de Jesús. Enciende el fuego nuevo del amor entre hermanos.

Unidos estamos bajo la celeste y blanca de nuestra bandera, y los colores de tu manto, para contarte que: hoy falta el pan material en muchas, muchas casas, pero también falta el pan de la verdad y la justicia en muchas mentes. Falta el pan del amor entre hermanos y falta el pan de Jesús en los corazones.

Te pedimos madre, que extingas el odio, que ahogues las ambiciones desmedidas, que arranques el ansia febril de solamente los bienes materiales y derrama sobre nuestro suelo, la semilla de la humildad, de la comprensión. Ahoga la mala hierba de la soberbia, que ningún Caín pueda plantar su tienda sobre nuestro suelo, pero tampoco que ningún Abel inocente bañe con su sangre nuestras calles.

Haz madre que comprendamos que somos hermanos, nacidos bajo un mismo cielo, y bajo una misma bandera. Que sufrimos todos juntos las mismas penas y las mismas alegrías. Ilumina nuestra esperanza, alivia nuestra pobreza material y espiritual y que tomados de tu mano digamos más fuerte que nunca: ¡ARGENTINA! ¡ARGENTINA, CANTA Y CAMINA!

domingo, 6 de mayo de 2012

FECHA BEATIFICACIÓN Hna. MARÍA CRESCENCIA PÉREZ





El sábado 17 de noviembre, a las 11:00, se realizará la ceremonia de beatificación de la hermana Crescencia Pérez en el Circuito “El Panorámico” de la ciudad de Pergamino, Provincia de Buenos Aires. Así lo confirmó la hermana Josefina Nughedu, encargada de la causa de la venerable, a través de un comunicado emitido por la hermana Terezinha María Petry, superiora general de la Congregación Hijas de María Santísima del Huerto.
También  se confirmó que, según lo dispuesto por la Santa Sede, la ceremonia será presidida por el cardenal Angelo Amato, SDB, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, quien promulgará el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión de la Sierva de Dios María Crescencia Pérez, religiosa de la Congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto.
“Esta es la principal noticia de las últimas semanas; queremos que se enteren todos de la fecha en que se realizará esta gran celebración”, aseguró la hermana Josefina Nughedu, quien consideró que “este es un gran acontecimiento para todos quienes siguieron este proceso día a día y durante tantos años, se ha rezado mucho para que llegue este momento, pero sobre todo es un suceso para los pergaminenses, es un hecho inusual y a la vez muy importante. Vendrán delegaciones de donde están nuestras hermanas, de la India, Sudáfrica, Estados Unidos, Italia, España y de buena parte de América Latina”.De esta manera, la hermana Crescencia Pérez será la segunda beata argentina en alcanzar los altares (y la primera de la provincia de Buenos Aires), ya que Ceferino Namuncurá fue proclamado beato en Chimpay en 2007 en el marco de una ceremonia bilingüe presidida por el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone.
Los interesados en saber un poco más de la vida de la Hna. María Crescencia Pérez, milagros y testimonios, el sitio oficial es: http://www.hermanacrescencia.com.ar/

sábado, 7 de abril de 2012

¡¡¡Feliz Pascua!!!
Cristo Resucitó, Aleluia.

--
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mens. 9-7-87 
"Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre".

lunes, 26 de marzo de 2012

¿PODRÍA EL PAPA RENUNCIAR?


Columna Marzo 11, 2012
Dentro de poco menos de un mes Benedicto XVI
cumplirá 85 años. Su salud se va poco a poco deteriorando por razones obvias. No se descarta incluso una renuncia. El mismo papa, en una extensa entrevista publicada bajo el título de "Luz del Mundo" habla de dicha posibilidad..¿Sería una novedad tal renuncia? No!. A lo largo de la historia se conocen hasta 9 papas que han renunciado a su puesto por diversas razones.
El Código de Derecho Canónico indica: "Si el Romano Pontífice ,renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la
renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie"
El primer papa del cual se habla que pudiera haber renunciado a su sede es Clemente,quien dirigiera la Iglesia entre los años 91 al 101, siendo el cuarto sucesor de San Pedro. De acuerdo a una serie de historias apócrifas parece ser que fue exiliado a Crimea, donde fue ejecutado, aunque no hay datos históricos muy fiables sobre su renuncia y vida.
El segundo papa del cual hay datos de una posible renuncia lo es Ponciano, quien ejerció su ministerio episcopal entre los años 230 a 235.
La persecución desatada por el emperador Maximino Tracio provocó el destierro de Ponciano. El 28 de septiembre del 235 renunció a su sede para dejar el camino libre para elegir a su sucesor. El tercer papa del que algunos documentos afirman que renunciara a su puesto lo es Marcelino, bajo el gobierno del .
emperador Diocleciano. El cuarto lugar lo ocupa Martín I, quien gobernara entre los años 649 al 653. Fue llevado prisionero a Constantinopla, donde se le exigió la renuncia. Fue deportado a Crimea donde falleció el 655.
Algunos historiadores lo consideran mártir de la libertad de la Iglesia de Occidente. El quinto fue Benedicto V, quien ocupara el trono pontificio 31 días. Elegido el 22 de mayo de 964, fue depuesto por el emperador Otón I.
El sexto fue Benedicto IX, quien fuera elegido en dos ocasiones, en el año 1032 y en el año 1045.
Su vida estuvo envuelta en una serie de escándalos y pleitos. Gobernó la Iglesia en uno de sus momentos más oscuros donde se mezclaron intrigas, corrupciones y depravaciones. A pesar de que se había retirado hacia tiempo, en el año 1046 un Sínodo Romano presidido por el emperador Enrique III pronunció su deposición oficial.
El séptimo lugar lo ocupa es Gregorio VI quien sucediera a Benedicto IX, el cual había exigido una fuerte suma de dinero para renunciar a su cargo. Juan Graciano fue el que le sucedió. Cuando el tema del dinero salió a luz pública el rey Enrique III convocó un Sínodo en Sutri donde fue depuesto Gregorio en el año 1046.
El octavo lo será el más famoso de todos, Celestino V. Después de una larga vacante de la sede, 27 meses, los cardenales eligieron al ermitaño Pietro del Murrone, quien reconociendo su incapacidad para ejercer su trabajo, renunció a los cinco meses de haber sido elegido.
El noveno lugar lo ocupa Gregorio XII quien dirigiera la Iglesia entre el 1406 al 1415, en pleno Cisma de Occidente. A sugerencias del Concilio de Constanza Gregorio XII renunció para que se resolviera el problema del cisma.
¿Será Benedicto XVI el décimo? Quien sabe....


--
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mens. 9-7-87 
"Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre".

lunes, 19 de marzo de 2012

Fwd: Rv: CATEQUESIS DINÁMICA

Hola, querid@s amigos de la Catequesis, Cristo es nuestro Camino, Verdad y Luz.
Por eso, es con gran alegría que les comunico un nuevo método de comunicación entre nosotros y estar conectados también con nuestros catequizandos (padres y niños).
Les presento el BLOG "CATEQUESIS DINÁMICA"
En él podremos postear mensajes cortos y largos, también desde nuestro correo electrónico si no tenemos tanto tiempo para entrar al blog.
Por qué Catequesis Dinámica? Por que es el dinamismo nuestro que le dará un rostro desde nuestro aporte publicando un mesnaje o un artículo; incentivando a los padres y niños que entren y publiquen algo, que lo lea, que lo siga. sería una herramienta más que podemos utilizar para la comunicación.
Las partes del Blog:
PUBLICACIÓN - Se puede publicar desde el correo electrónico agregando a nuestros contactos el correo que fue facilitado en la página (apartado: PUBLICA TU MENSAJE). La ventaja es que podemos publicar un correo más largo, tipo artículo con foto incluida.
También se puede publicar un mensaje más corto (también con foto) llenando el formulario que aparece. De ambas formas podemos después volver al Blog y compatir la publicación en las redes sociales (facebook, lo más usado entre nosotros). Están hechas las pruebas y las verán en el contenido del blog, unos desde el correo y otros desde el formulario.
CHATEQUESIS - Es un chat que fue creado especialmente para que estemos en contacto en tiempo real. Cada persona pondrá un nick y la contraseña para entrar al chat.
Hagan la prueba, invite a una persona conocida. Porque fue la úncia función que no la probé. Si hay falla, por favor avísenme y veo lo que podremos mejorar.
 
También se puede recibir por correo electrónico cada entrada. Únicamente haz tu suscripción en el lugar correspondiende. La ventaja es que después lo podés compartir con tus contactos de correo, como el mensaje que leerán abajo. Y cuando el destinatario reciba tu correo, dando un click en el título, este sirve como link para el blog.
También les ofrecemos una gran variedad de recursos y links relacionados con la catequesis.
 
Cómo entrar? Es fácil, les dejo el link abajo:
 
Entra y disfruta. No se olviden de hacer comentarios y/o dar sugerencias. Nuestra intención es que estemos comunicados en un solo lugar, viendo que el Facebook cada uno tiene su página, aquí estaríamos todos en una sola página.
Las publicaciones pueden ser desde una catequesis, un mensaje o un aviso. Cada uno es libre para escribir y comunicar lo que hacen en la catequesis de la parroquia.
 
Un gran saludo en Cristo y en María,
Adelino
 

CATEQUESIS DINÁMICA

Posted: 17 Mar 2012 08:52 PM PDT
«Puesto que la vida plenamente cristiana no se puede pensar sin la participación en las acciones litúrgicas en la que los fieles congregados en uno celebran el Misterio Pascual, la iniciación religiosa de los niños no debe ser ajena a ese fin. La Iglesia, que bautiza a los niños, confiada en los dones que este Sacramento da, debe cuidar que los bautizados crezcan en la comunión con Cristo y los hermanos, de cuya comunión es signo y prenda la participación en la mesa eucarística, a la cual se preparan los niños o en cuya significación son introducidos más profundamente. La cual formación litúrgica y eucarística no es lícito separar de la educación universal, humana y cristiana, más aún, sería nocivo sí la formación eucarística careciera de tal fundamento...»
Sagrada Congregación para el Culto Divino:Directorio Litúrgico para las Misas con Participación de Niños, n.º 8
 
Iniciar a los niños en la liturgia es una de las más hermosas tareas que se pueden realizar en la catequesis. Por la iniciación litúrgica, los niños se integran a la oración comunitaria de toda la Iglesia, que celebra la vida de Dios desde que Jesús la fundó. De ahí, su importancia. Por esta razón, la iniciación litúrgica de los niños debe comenzar desde los primeros años de catequesis.
Tomar en serio a la niñez, no solo como un paso a la adultez, sino como un tiempo de la vida con características propias, equivale a tener en cuenta y valorar al niño en su forma de ser, de expresarse, de pensar, de percibir la realidad, de amar, de relacionarse con los demás, con las cosas y con Dios. No podemos pensar en la fe de los niños como una fe diminuta o incompleta. El niño tiene una profunda capacidad de conocer y entablar una relación de amistad con Dios y que debemos favorecer y cultivar.
La iniciación litúrgica de los niños, atendiendo a sus necesidades específicas y a su psicología evolutiva, deberá ser progresiva y sistemática. Esencialmente deberá constituirse en un camino gradual, en una invitación a la fiesta, es una iniciación a la celebración y a la vida comunitaria. Por esta razón, debemos armarnos de paciencia, sabiendo que es algo a lograr con los niños con el tiempo, pero sobre todo, con el ejemplo de los adultos que hacen de la liturgia eclesial una fiesta comunitaria.
Como los niños y niñas no tienen la madurez y los conocimientos necesarios para comprender todo lo que la liturgia significa; es necesario proponerles un itinerario que, de a poco, pueda ir introduciéndolos en el maravilloso mundo de la liturgia, vivida en Iglesia.
Para ello, habrá que respetar el ritmo de los niños, sus necesidades, su manera de aprender y relacionarse con la realidad y mundo que los rodea. Es muy importante que las primeras experiencias litúrgicas de los niños no resulten algo tedioso y aburrido, algo lleno de signos y lenguaje incomprensibles, algo lejano a su realidad y alejado de sus maneras de expresarse.
Para que iniciación litúrgica de niños y niñas resulte positiva, es imprescindible generar acciones que progresivamente vayan introduciendo a los niños en el carácter y el arte de celebrar la liturgia.
Toda iniciación litúrgica de los niños deberá tener un carácter alegre, festivo, celebrativo y convocante para toda la comunidad. Esta la principal razón por la que los niños y niñas, especialmente los más pequeños, no pueden ser obligados a participar en la liturgia. La idea es que los niños y niñas se sientan, más bien, convocados, invitados, partícipes en la celebración litúrgica. En la medida que los niños y niñas se vayan encontrando mejor preparados, cuando lo deseen, podrán participan junto con la familia en la Misa, presintiendo el misterio eucarístico, que los acompañará durante toda su vida.
Un camino privilegiado para la iniciación litúrgica de los niños y niñas es a través de las Celebraciones de la Palabra. La iniciación litúrgica de los niños estará signada, jalonada por las Celebraciones de la Palabra. Las fiestas litúrgicas importantes (Pascua, Pentecostés y Navidad) pueden ser vividas de una manera alegre y profunda a través de las mismas.
Las Celebraciones de la Palabra constituyen uno de los momentos predilectos y encantadores de la catequesis de niños. En los últimos tiempos, estas celebraciones han adquirido un lugar importantísimo en la iniciación litúrgica de grandes y pequeños. De hecho, son verdaderos encuentros de oración, donde los niños pueden sentir y expresar su fe, comunitariamente.
De esta manera, las Celebraciones de la Palabra nos llevarán poco a poco a la gran celebración de la Iglesia: la Eucaristía. La Eucaristía supone el punto culminante de la liturgia de la Iglesia.
Los niños y niñas, llegado el momento, participarán junto a sus familias, en la Eucaristía de los domingos. Para que esta participación se haga efectiva resulta ineludible prepararlos a conciencia desde pequeños para que así puedan expresar y celebrar la propia fe; camino que se nos facilita a través de las Celebraciones de la Palabra.
--
"Él fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades".
Is 53, 5a
You are subscribed to email updates from CATEQUESIS DINÁMICA
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610



--
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mens. 9-7-87 
"Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre".

jueves, 1 de marzo de 2012

Una gota de sangre del beato Juan Pablo II en el Chaco

La parroquia San Bernardo, de la localidad del mismo nombre y perteneciente a la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco,
posee desde el 25 de febrero una reliquia de primer grado del beato Juan Pablo II.
La misma consiste en una gota de sangre del pontífice polaco que fue depositada en un relicario dentro del templo parroquial.
Una multitud de fieles de la localidad y provenientes de distintos puntos de la provincia se dieron cita para el acontecimiento
que contó con la presencia del obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, monseñor Hugo Nicolás Barbaro,
y un grupo numeroso de sacerdotes.
Tras la bienvenida a los peregrinos, a las 19.30 se rezó un Rosario para recordar en forma especial al Beato. Más tarde,
el clero y los fieles pudieron venerar la reliquia.
A las 21: 37, hora de la muerte de Juan Pablo II, se encendieron cirios y se realizó un momento de silencio.
Finalmente se proyectó la película: "Juan Pablo II: Los estaba buscando".
El párroco de San Bernardo, presbítero Ireneo Kliche, definió el acontecimiento como "un compromiso con nuestra fe".

--
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mens. 9-7-87 
"Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre".

viernes, 3 de febrero de 2012

RECUPERAR LA CONCIENCIA DE PECADO (Domingo V T. Ordinario)

Mons. Castaña
Al comentar el evangelio del próximo domingo, V durante el año, en el que se lee un pasaje de Marcos donde Jesús cura a numerosos enfermos, monseñor Domingo S. Castagna, arzobispo emérito de Corrientes, en una homilía en la que sugiere temas de predicación, señala que la principal enfermedad del hombre es el pecado, y que reconocer el pecado conduce a su perdón, por lo que hay que recuperar la conciencia del pecado.

A este respecto trae a la memoria una expresión del papa Pío XII cuando dijo que el mundo contemporáneo (el suyo) estaba perdiendo el sentido del pecado, y monseñor Castagna acota que “el nuestro lo ha perdido”.
El texto de la homilía sugerencia de monseñor Castagna es el siguiente:

La curación milagrosa es un signo La curación de los enfermos ofrece, a quienes son atraídos por el joven predicador de Galilea, algo que trasciende el hecho prodigioso. Su misión es recuperar al hombre de la dispersión, adueñada de su vida y de su historia. La intuición de Juan Bautista emplea una simple expresión: “Este es el Cordero de Dios” (Juan 1,36). Con ella lo define en su peculiar misión. En Cristo, todo hombre moralmente herido encuentra a su médico y recibe el diagnóstico exacto del verdadero mal que lo aqueja. El pecado es el mal que se diluye engañosamente en las expresiones palpitantes de la vida personal y social.

La fe cristiana manifiesta que el pecado no tiene otro nombre que el propio y lo denuncia abiertamente. ¿Qué ocurre hoy? El venerable papa Pío XII ya percibía, con indisimulable dolor, que el mundo contemporáneo suyo estaba perdiendo el sentido del pecado. Estimo que el nuestro lo ha perdido. Basta escuchar la exposición mediática de algunas ideas, que pretenden armonizar términos absolutamente contradictorios: legisladores que se proclaman “cristianos” y se pronuncian por la muerte de un ser no nacido, como si constituyera un servicio a la vida; profesionales del derecho que se enriquecen subrepticiamente en una confabulación con el crimen y el narcotráfico; quienes con un buen discurso traicionan lo que anuncian y prometen; quienes descuidan sus deberes de educadores, de padres y madres, de responsables de la cultura y de la ciencia. Todos ellos, o casi todos, se autocalifican cristianos y católicos.

El pecado como enfermedad Jesús viene a curar a los hombres del pecado, que adopta formas diversas e indisimuladas en el transcurso de la historia. Él ofrece la gracia que vence al pecado y a su dolorosa consecuencia: la muerte. Los milagros relatados por los Evangelios son signos de la curación principal. Lo dejó claro Jesús cuando perdonó los pecados del paralítico; por ello fue calificado de blasfemo: “¿Qué es más fácil decir: ‘Tus pecados te son perdonados’ o ‘Levántate y anda`? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados -dijo al paralítico– levántate, toma tu camilla y vete a tu casa” (Mateo 9, 5-7).

La Iglesia, en cumplimiento del mandato de su Señor, se empeña en despertar la conciencia de la perversión del pecado. Su intención no es desalentar a las personas que ya sufren el dolor intenso de sus propios errores. Menos aún disimularlos en una especie de relativismo para el que todo vale. Adormecer las conciencias o distorsionarlas no es el recto sendero que lleve a la paz. Jesús es muy severo con quienes viven en la hipocresía y mucho más con quienes la promueven.

Recuperar la conciencia del pecado
¿Quiénes son los mejores exponentes de esta verdad? Quienes aceptan la gracia de Dios en sus vidas y tienen la humildad de reconocer sus errores morales con el nombre que puedan darles. Reconocer el pecado conduce al perdón del mismo.

Cuando el enfermo reconoce su enfermedad, y el adicto su adicción, inician el camino al restablecimiento real de la salud afectada. La Magdalena y la mujer sorprendida en adulterio, mencionadas en el Evangelio, se abren paso, desde sus lágrimas y humillación, a la auténtica conversión y a la santidad. El Cielo está lleno de pecadores convertidos. Aun los más inocentes experimentaron su débil condición humana y la necesidad de transitar el estrecho sendero de la conversión, hasta el perdón y la santidad.

Quizás hemos olvidado el verdadero propósito de la Encarnación, expresado como amarga respuesta a algunos comensales de Mateo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores” (Mateo 9, 12-13).

Llamado urgente a la conversión
La evangelización no constituye la divulgación de una ideología destinada a reemplazar sistemas políticos. Es un llamado a la conversión para ser parte del Reino anunciado como próximo por Jesús: “A partir de ese momento, Jesús comenzó a proclamar: ‘Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca’” (Mateo 4,17). Cristo insiste en que los hombres cambien -“se conviertan”- e inicien una vida que se adecue al Reino que Él establece, como nuevo destino y comportamiento, para regir sus historias personales y sociales.+
Fuente: www.aica.org

miércoles, 1 de febrero de 2012

FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

02 de febrero - Presentación del Señor; Purificación de María, Fiesta de la Luz o Candelaria

La fiesta de la Presentación celebra una llegada y un encuentro; la llegada del anhelado Salvador, núcleo de la vida religiosa del pueblo, y la bienvenida concedida a él por dos representantes dignos de la raza elegida, Simeón y Ana. Por su provecta edad, estos dos personajes simbolizan los siglos de espera y de anhelo ferviente de los hombres y mujeres devotos de la antigua alianza. En realidad, ellos representan la esperanza y el anhelo de la raza humana.
Al revivir este misterio en la fe, la Iglesia da de nuevo la bienvenida a Cristo. Ese es el verdadero sentido de la fiesta. Es la "Fiesta del Encuentro", el encuentro de Cristo y su Iglesia. Esto vale para cualquier celebración litúrgica, pero especialmente para esta fiesta. La liturgia nos invita a dar la bienvenida a Cristo y a su madre, como lo hizo su propio pueblo de antaño: "Oh Sión, adorna tu cámara nupcial y da la bienvenida a Cristo el Rey; abraza a María, porque ella es la verdadera puerta del cielo y te trae al glorioso Rey de la luz nueva".
Al dramatizar de esta manera el recuerdo de este encuentro de Cristo con Simeón, la Iglesia nos pide que profesemos públicamente nuestra fe en la Luz del mundo, luz de revelación para todo pueblo y persona.
En la bellísima introducción a la bendición de las candelas y a la procesión, el celebrante recuerda cómo Simeón y Ana, guiados por el Espíritu, vinieron al templo y reconocieron a Cristo como su Señor. Y concluye con la siguiente invitación: "Unidos por el Espíritu, vayamos ahora a la casa de Dios a dar la bienvenida a Cristo, el Señor. Le reconoceremos allí en la fracción del pan hasta que venga de nuevo en gloria".
Se alude claramente al encuentro sacramental, al que la procesión sirve de preludio. Respondemos a la invitación: "Vayamos en paz al encuentro del Señor"; y sabemos que este encuentro tendrá lugar en la eucaristía, en la palabra y en el sacramentóo Entramos en contacto con Cristo a través de la liturgia; por ella tenemos también acceso a su gracia. San Ambrosio escribe de este encuentro sacramental en una página insuperable: "Te me has revelado cara a cara, oh Cristo. Te encuentro en tus sacramentos".
Función de María. La fiesta de la presentación es, como hemos dicho, una fiesta de Cristo antes que cualquier otra cosa. Es un misterio de salvación. El nombre "presentación" tiene un contenido muy rico. Habla de ofrecimiento, sacrificio. Recuerda la auto oblación inicial de Cristo, palabra encarnada, cuando entró en el mundo: "Heme aquí que vengo a hacer tu voluntad". Apunta a la vida de sacrificio y a la perfección final de esa auto oblación en la colina del Calvario.
Dicho esto; tenemos que pasar a considerar el papel de María en estos acontecimientos salvificos. Después de todo, ella es la que presenta a Jesús en el templo; o, más correctamente, ella y su esposo José, pues se menciona a ambos padres. Y preguntamos: ¿Se trataba exclusivamente de cumplir el ritual prescrito, una formalidad practicada por muchos otros matrimonios? ¿O encerraba una significación mucho más profunda que todo esto? Los padres de la Iglesia y la tradición cristiana responden en sentido afirmativo.
Para María, la presentación y ofrenda de su hijo en el templo no era un simple gesto ritual. Indudablemente, ella no era consciente de todas las implicaciones ni de la significación profética de este acto. Ella no alcanza a ver todas las consecuencias de su fiat en la anunciación. Pero fue un acto de ofrecimiento verdadero y consciente. Significaba que ella ofrecía a su hijo para la obra de la redención con la que él estaba comprometido desde un principio. Ella renunciaba a sus derechos maternales y a toda pretensión sobre él; y lo ofrecía a la voluntad del Padre. San Bernardo ha expresado muy bien esto: "Ofrece a tu hijo, santa Virgen, y presenta al Señor el fruto bendito de tu vientre. Ofrece, para reconciliación de todos nosotros, la santa Víctima que es agradable a Dios'.
Hay un nuevo simbolismo en el hecho de que María pone a su hijo en los brazos de Simeón. Al actuar de esa manera, ella no lo ofrece exclusivamente al Padre, sino también al mundo, representado por aquel anciano. De esa manera, ella representa su papel de madre de la humanidad, y se nos recuerda que el don de la vida viene a través de María.
Existe una conexión entre este ofrecimiento y lo que sucederá en el Gólgota cuando se ejecuten todas las implicaciones del acto inicial de obediencia de María: "Hágase en mi según tu palabra". Por esa razón, el evangelio de esta fiesta cargada de alegría no nos ahorra la nota profética punzante: "He aquí que este niño está destinado para ser caída y resurgimiento de muchos en Israel; será signo de contradicción, y una espada atravesará tu alma, para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones" (Lc 2,34-35).
El encuentro futuro. La fiesta de hoy no se limita a permitirnos revivir un acontecimiento pasado, sino que nos proyecta hacia el futuro. Prefigura nuestro encuentro final con Cristo en su segunda venida. San Sofronio, patriarca de Jerusalén desde el año 634 hasta su muerte, acaecida en el año 638, expresó esto con elocuencia: "Por eso vamos en procesión con velas en nuestras manos y nos apresuramos llevando luces; queremos demostrar que la luz ha brillado sobre nosotros y significar la gloria que debe venirnos a través de él. Por eso corramos juntos al encuentro con Dios".
La procesión representa la peregrinación de la vida misma. El pueblo peregrino de Dios camina penosamente a través de este mundo del tiempo, guiado por la luz de Cristo y sostenido por la esperanza de encontrar finalmente al Señor de la gloria en su reino eterno. El sacerdote dice en la bendición de las candelas: "Que quienes las llevamos para ensalzar tu gloria caminemos en la senda de bondad y vengamos a la luz que brilla por siempre".
La candela que sostenemos en nuestras manos recuerda la vela de nuestro bautismo. Y la admonición del sacerdote dice: "Ojalá guarden la llama de la fe viva en sus corazones. Que cuando el Señor venga salgan a su encuentro con todos los santos en el reino celestial". Este será el encuentro final, la presentación postrera, cuando la luz de la fe se convierta en la luz de la gloria. Entonces será la consumación de nuestro más profundo deseo, la gracia que pedimos en la poscomunión de la misa:
Por estos sacramentos que hemos recibido, llénanos de tu gracia, Señor, tú que has colmado plenamente la esperanza de Simeón; y así como a él no le dejaste morir sin haber tenido en sus brazos a Cristo, concédenos a nosotros, que caminamos al encuentro del Señor, merecer el premio de la vida eterna.