miércoles, 16 de noviembre de 2011

BIOGRAFÍA DE LA VENERÁVEL Hna. MARIA CRESCENCIA PEREZ

El 17 de Agosto de 1897, nacía en San Martín, Provincia de Buenos Aires, María Angélica Pérez: 34 años más tarde moría en Vallenar(Chile), un viernes 20 de Mayo la Hermana María Crescencia Pérez.
Entre la aurora y el ocaso, una existencia enteramente vivida ¨en el nombre Del Señor.
María Angélica vino al mundo de unos padres profundamente enraizados en la fe, llenos de confianza en la Voluntad de Dios, humanamente íntegros.
En ese ambiente familiar de coherencia espiritual y humana, María Angélica fue bendecida por Dios con cualidades excepcionales y con ella fue bendecido el Instituto del Huerto y la Iglesia a la que durante 14 años sirvió.
En el año 1917 hizo su profesión religiosa inundada de paz interior. Esa paz estuvo precedida por sufrimientos diversos como la pobreza familiar y la muerte de su padre que se produjo el mismo día en que ella hizo su profesión religiosa.
Aceptó esa muerte con generosidad y dolor contenido.
Al consagrarse a Dios nació muy pronto un amor especial a la oración y una extraordinaria capacidad de sufrir.
En su apostolado los más beneficiados fueron los enfermos y los pobres, podemos decir que vivió una auténtica vocación: los pobres.
A los enfermos les enseñó que en el sufrimiento se esconde una fuerza especial que los acerca a Cristo.
Hizo propias las esperanzas, las angustias y las tristezas de las personas que trataban con ella.

El supremo mandamiento del Señor ¨Amaos los unos a los otros¨ había arraigado profundamente en ella durante los años de su consagración, vividos en fidelidad al carisma de la congregación.
La devoción mariana resplandeció de un modo elocuente en su vida.
Amó y veneró a la Virgen con afecto filial. A ella recurrió en todo momento, especialmente en las situaciones de dificultad y prueba.
Sus fatigas y sufrimientos tuvieron como único objeto trasmitir el gran tesoro de la fe en Jesucristo, único Salvador del mundo.
En su incansable actividad a pesar de su corta vida, sembró una semilla que poco después de su muerte dio abundante fruto.


El amor a Jesús, a María del Huerto, a su Iglesia y al Padre fundador de su Instituto, San Antonio María Gianelli la fueron transformando y así abrazada y consumida por ese fuego interior entregó su vida a Dios.
En el umbral del tercer milenio, el testimonio de santidad sencilla y cotidiana de María Crescencia, puede ayudar a muchos a ser como ella.

ORACION
Pidiendo la beatificación de la Sierva de Dios:
María Crescencia Pérez.
Padre de Jesús y nuestro que por tu Divino Espíritu haces florecer la santidad en la Iglesia, te damos gracias por tu Sierva María Crescencia que te amó con sencillez y te rogamos que la glorifiques para que su ejemplo e intercesión sirvan a la extensión de tu Reino y la multiplicación de las vocaciones a la vida consagrada.
Concédenos por su intermedio, la gracia que con humildad te imploramos.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
(formular la petición y rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria).
Corazón de Jesús, por los sufrimientos de tu Divino Corazón, ten misericordia de nosotros.

VIRTUDES:
AMOR A DIOS
Porque rezaba mucho, se veía que amaba mucho a Dios.
PIEDAD
Hacía todas las cosas teniendo en cuenta como agradar a Dios.
ESPIRITU DE SACRIFICIO
Nos enseñaba a ofrecer todos nuestros sufrimientos al Señor.
ESPIRITU DE REPARACION
Ofrecía los sufrimientos en reparación de los pecados del mundo.
RECOGIMIENTO
Siempre estaba pendiente del altar.
DESPRENDIMIENTO
No poseía ningún recuerdo, nada de nada. Sólo lo necesario.
OBEDIENCIA
Cumplía las disposiciones dadas basándose en la Santa Obediencia, es la Voluntad de Dios.
UNION CON DIOS
Por medio de las jaculatorias aprendidas en el noviciado.
CARIDAD
Nunca faltó a la caridad. Nunca trató mal a nadie.
DILIGENCIA
La ponía en todo lo que hacía.
PACIENCIA
Nunca se impacientaba. Era toda calma.
FERVOR
Todo lo que hacía le salía del corazón.
HUMILDAD
Nunca buscó el primer lugar.
SENCILLEZ
Solamente realizaba las tareas normales de una religiosa.
ALEGRIA
Su alegría iba unida a la gran responsabilidad con que cumplía sus deberes.
CONSTANCIA
Practicaba las virtudes cristianas en profundidad y con perseverancia infatigable.
ORDEN
Quería que todo estuviera listo para trabajar.
APOSTOL DE LA ORACION
Quería que todos rezáramos por la conversión de los pecadores.
DEVOCION A MARIA
Era un alma profundamente mariana. Quería a la Virgen.

Sitio oficial: http://www.hermanacrescencia.com.ar/

Entronizan reliquia de Santa Teresita en la sede de las OMP

 
  Reliquia de Santa Teresita del Niño JesúsEl sábado 19 de noviembre, a las 20, en el oratorio de la sede nacional de las Obras Misionales Pontificias (Medrano 735, del barrio porteño de Almagro), será entronizada una reliquia de Santa Teresita del Niño Jesús, patrona Universal de las Misiones.
Federico Antonio Antenor Mayer Correa entregó a las OMP la reliquia, obtenida hace 58 años, en el Carmelo de Lisieux.
"Mi madre fue muy devota de Santa Teresita y amiga del convento de carmelitas descalzas de Tucumán, para cuya construcción aportó fondos. Allí fui muchas veces acompañándola", dijo al entregarla.

El hombre dio detalles del derrotero que siguió la reliquia y explicó los motivos que lo llevaron a entregarla a la sede nacional de las Obras Misionales Pontificias. "Al acercarse el día del nacimiento de nuestra undécima nietita, sus padres María Eugenia y Pedro, miembros del Equipo Nacional de Familias Misioneras, de la Obra de la Propagación de la Fe, nos comunicaron que la llamarían Teresita, para que esta santa sea su patrona. Nos gustó mucho la idea y les recordamos que teníamos una valiosa reliquia y que el día de su Bautismo se la entregaríamos a la pequeña", comentó.
"Providencialmente María Eugenia y Pedro conversaron con el padre Leone y éste les sugirió que como patrona de las Misiones, su reliquia pudiera quedar para veneración del Pueblo de Dios en la sede nacional de esta institución. Nosotros acompañamos esta iniciativa con entusiasmo por lo que hoy, en nombre de la pequeña Teresita y sus familiares entregamos esta reliquia para su custodia, veneración y permanente recuerdo de su testimonio de vida", indicó.

El director nacional de las OMP, presbítero Osvaldo Leone, destacó la importancia de tener expuesta una reliquia de primer grado -partículas de cenizas- de la Patrona Universal de las Misiones, al recordar una expresión de la santa: "A pesar de mi pequeñez, quisiera iluminar a las almas como los profetas y como los doctores. Tengo vocación de apóstol. Quisiera recorrer la tierra, anunciar el Evangelio en las cinco partes del mundo y hasta en las islas más remotas. Quisiera ser misionera".
"La veneración de esta reliquia de Santa Teresita tiene que ser una invitación a vivir cada día con mayor profundidad nuestra vocación de discípulos misioneros de Jesús. Cuántas enseñanzas podemos sacar para nuestra vida de la expresión de Teresita", subrayó.
El presbítero Leone expresó el deseo de que "cada vez que nos acerquemos a su reliquia para rezar, para pedir su mediación ante Dios, ojalá que el recuerdo de su vida nos impulse a vivir su caminito de sencillez en la misión y de profunda amistad y entrega a Jesús".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 15 de noviembre de 2011

Mons. Adriano Bernardini fue designado nuncio en Italiainfo



AICA - BAIRES – Servicio Nacional - Martes 15 de noviembre de 2011

 
Mons. Adriano Bernardini fue designado nuncio en Italia
Buenos Aires, 15 Nov. 2011 (AICA): El Papa Benedicto XVI nombró nuncio apostólico en la República Italiana a Mons. Adriano Bernardini, de 69 años, quien desde el 26 de abril de 2003 es su Representante en la Argentina. La noticia oficial fue publicada a las 12 del mediodía de hoy en Roma. Mons. Bernardini, decano del Cuerpo Diplomático, permanecerá en el país hasta después del 10 de diciembre, fecha en que la Dra. Cristina Fernández de Kirchner asumirá su segundo mandato presidencial. Tras la ida de Mons. Bernardini, la representación pontificia quedará, interinamente, a cargo de Mons. Robert Murphy, en carácter de encargado de negocios de la nunciatura apostólica en la Argentina.
 
 
Mons. Adriano Bernardini fue designado nuncio en Italia
Buenos Aires, 15 Nov. 2011 (AICA): El Santo Padre Benedicto XVI nombró nuncio apostólico en la República Italiana a monseñor Adriano Bernardini, de 69 años, quien desde el 26 de abril de 2003 es su Representante en la Argentina. La noticia oficial fue publicada a las 12 del mediodía de hoy en Roma.
     Monseñor Bernardini, que es decano del Cuerpo Diplomático, permanecerá en el país hasta después del 10 de diciembre, fecha en que la doctora Cristina Fernández de Kirchner asumirá su segundo mandato presidencial.
     Tras la ida de monseñor Bernardini, la representación pontificia quedará, interinamente, a cargo de monseñor Robert Murphy, en carácter de encargado de negocios de la nunciatura apostólica en la Argentina.
 
Mons. Adriano Bernardini
     El arzobispo Adriano Bernardini nació en Pian de Mileto, provincia de Pesaro-Urbino, Italia, el 13 de agosto de 1942. Fue ordenado sacerdote por la diócesis de Roma el 31 de marzo de 1968, después de haber obtenido el grado de bachiller en Filosofía y el doctorado en Teología por la Universidad Pontificia Lateranense. Fue formador y procurador del Seminario Pontificio Lateranense de Roma desde 1968 hasta 1970.
     Ingresó en el Servicio Diplomático de la Santa Sede el 3 de diciembre de 1973, después de cursar en la Pontificia Academia Eclesiástica de la que egresó con el grado de doctor en Derecho Canónico y un diploma en Ciencias Diplomáticas.
     Ayudó como colaborador del nuncio apostólico en las nunciaturas de Pakistán, Angola, Japón, Venezuela y España. El 17 de enero de 1989 fue designado encargado de negocios interino de la nunciatura apostólica en la República China (Taiwan).
     El 20 de agosto de 1992 fue designado nuncio apostólico en Bangladesh, y nombrado arzobispo titular de Faleri. Recibió la consagración episcopal el 15 de noviembre de 1992.
     Desde el 15 de junio de 1996 hasta el 24 de julio de 1999 fue nuncio apostólico en la República de Madagascar, en las Islas Mauritius y Seychelles, y al mismo tiempo delegado apostólico para las Islas Comores, La Reunión y Mayotte.
     El 24 de julio de 1999 fue nombrado nuncio apostólico en los reinos de Tailandia y de Camboya y en la República de Singapur, como también delegado apostólico para Myanmar, Brunei, Malasia y Laos.
     El 26 de abril de 2003 fue nombrado nuncio apostólico en la República Argentina.
 
Más de ocho intensos y fructíferos años
     De carácter afable y bondadoso, pero no exento de firmeza en la ortodoxia doctrinal y en la defensa de la figura del Santo Padre, su franqueza en la exposición y tratamiento de ciertas situaciones eclesiales necesitadas de corrección, se adivina en algunas homilías que trascendieron las fronteras del país.
     Monseñor Adriano Bernardini deja a la Iglesia en la Argentina el recuerdo de un nuncio sumamente inquieto y muy viajero. Pocos argentinos conocen el país como él, ya que en sus más de ocho años de residencia recorrió la Argentina hacia todos los puntos cardinales, visitando las casi 70 diócesis del país, algunas de ellas varias veces, con la preocupación de conocer "in situ", como representante del Papa, la situación de la Iglesia en nuestro país.
     Durante su gestión logró que se erigieran dos nuevas circunscripciones eclesiásticas: la prelatura de Esquel en la provincia del Chubut, y la diócesis de Oberá en la provincia de Misiones. Y se va sin haber logrado materializar otros proyectos que, según su aguda visión, son necesarios para mejorar la organización eclesiástica del país.
     Desde marzo de 2004, en que fue designado monseñor Adolfo Armando Uriona obispo de Añatuya, hasta el reciente nombramiento de monseñor Gustavo Gabriel Zurbriggen como obispo coadjutor de la prelatura de Deán Funes, fueron 35 los nuevos obispos nombrados por su gestión en diversas diócesis del país.
     Con el propósito de mantener en perfectas condiciones la sede de la nunciatura, encaró exitosamente una serie de trabajos de refacción del bello palacio estilo francés de más de cien años de construcción.
 
La nunciatura apostólica en Italia
     La representación pontificia ante la República Italiana, con sede en el número 27 de la Via Po, de Roma, y cuyo nuncio apostólico era, hasta ahora, el arzobispo Giuseppe Bertello, comprende además de Italia también la República de San Marino, cuya circunscripción eclesiástica: San Marino-Montefeltro, abarca el territorio de aquella pequeña república y la antigua diócesis de Montefeltro, en la provincia de Pesaro-Urbino, donde se halla Pian de Mileto, pueblo natal de monseñor Bernardini.
     La Serenísima República de San Marino es el Estado soberano y república constitucional más antiguo del mundo. Está enclavada en territorio italiano, al pie del Monte Titano de 739 m. y es uno de los microestados europeos.
     Según la tradición fue fundada en el 301 cuando un cantero cristiano llamado Marinus el Dálmata dejó la isla de Arbe para escapar de la persecución a los cristianos del emperador romano Diocleciano. Marinus se escondió en la cima del Monte Titano y fundó una pequeña comunidad cristiana. La independencia del pequeño Estado fue reconocida en 1291 por el papa Nicolás IV, por la Francia napoleónica en 1797, y por otros estados europeos en 1815 durante el Congreso de Viena.
     San Marino tiene una población de unos 29.000 habitantes, la mayoría de los cuales son católicos. Alrededor de 5.000 sanmarineses viven en otros países, predominantemente en Italia y en la Argentina.+
 
 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: 4334-4202
E-mail: info@aica.org – Sitio en Internet http:// www.aica.org
Copyright © 1996 / 2011 AICA. Todos los derechos reservados.
Su dirección de suscripción a este boletín es
                   

SI TE GUSTA, ¿POR QUÉ NO LO HACES PÚBLICO?