sábado, 2 de julio de 2011

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

La Fiesta de su Inmaculado Corazón nos remite de manera directa y misteriosa al Sagrado Corazón de Jesús. Y es que en María todo nos dirige a su Hijo. Los Corazones de Jesús y María están maravillosamente unidos en el tiempo y la eternidad...
La Iglesia nos enseña que el modo más seguro de llegar a Jesús es por medio de su Madre.
Por ello, nos consagramos al Corazón de Jesús por medio del Corazón de María. Esto se hace evidente en la liturgia, al celebrar ambas fiestas de manera consecutiva, viernes y sábado respectivamente, en la semana siguiente al domingo del Corpus Christi.


"Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que durante cinco meses en el primer sábado se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme, les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación". ( Revelada por la Santísima Virgen María a la Hermana Lucía, vidente de Fátima, el 10 de diciembre de 1925 en Pontevedra -España-)
La práctica de esta devoción consiste en lo siguiente:
1. Confesión, que puede hacerse durante la semana.
2. La Comunión el mismo sábado.
3. Rezar una parte del santo Rosario.
4. Hacer compañía a la Virgen durante un cuarto de hora meditando o pensando en los misterios del Rosario.
5. Hacer esto durante cinco primeros sábados de mes sin interrupción.

Todo ello con la intención de consolar, honrar y desagraviar a la Santísima Virgen por las blasfemias y ofensas que se cometen contra su Corazón Inmaculado Corazón:

1. Las blasfemias y ofensas contra su Concepción Inmaculada.
2. Las blasfemias y ofensas contra su virginidad perpetua.
3. Los que niegan su maternidad divina y la rechazan como Madre de todos los hombres.
4. Los que infunden en los niños el desprecio y hasta el odio hacia esta Madre Inmaculada.
5. Los que profanan sus sagradas imágenes.
Seguir leyendo sobre las Exigencias de la Consagración

Mensajes de la Virgen del Rosario de San Nicolás
23-11-87 1305
Hijos míos: Dad vuestra prueba de que amáis a esta Madre, consagrándoos a Su Corazón.En la Consagración, el hijo se entrega a la Madre y Ella a su vez, será su Refugio y su Consuelo, porque es el Arca, donde los hijos depositan el corazón.Responded a Mi llamado, responded a Mi pedido, veréis que tiernamente seréis conducidos por Mí.Amén, amén.

9-7-87 1223
Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre.Tengo urgencia sí, más, también deseo, que la consagración sea realizada, luego de un conocimiento profundo de las cosas de Dios y de un amor profundo a Dios.Quieran mis hijos, ser totalmente Míos; eso hará que sean fieles al Señor, porque Yo, los conduciré a El.
Amén, amén.

7-9-84
Consagración a la Virgen

“¡Oh Madre! Quiero Consagrarme a Ti.
Virgen María hoy Consagro mi vida a Ti.
para que me protejas, me guíes y me consueles.
Sé que en Ti mi alma encontrará reposo
y la angustia en mí no entrará,
mi derrota se convertirá en victoria,
mi fatiga en Ti fortaleza es. Amén”.

viernes, 1 de julio de 2011

Catholic.net presenta un nuevo recurso para catequistas: Hojas dominicales para niños.

Compartamos esa noticia con nuestros catequistas

Catholic.net

 El lugar de encuentro de los católicos en la red

Hojas Dominicales. 14 Domingo Tiempo Ordinario
 
Compartir:
  |   Imprimir   |   Enviar   |   Comentar

Catholic.net presenta un nuevo recurso para catequistas: Hojas dominicales para niños.
Hojas Dominicales. 14 Domingo Tiempo Ordinario
Hoja Dominical para niños correspondiente al 14 Domingo Tiempo Ordinario. 3 Julio 2011
Autor: Erika M. Padilla | Fuente: Palabra y Obra A.C.

México D.F. a 24 de junio de 2011
ESTIMADOS CATEQUISTAS:Con gusto les presento este subsidio para la Catequesis y la Misa con niños "Vida de la Iglesia", que a manera de Hoja dominical contiene algunos elementos que utilizamos en la celebración de la Eucaristía, especialmente fórmulas con las cuales todo católico se debe sentir familiarizado, y al aprenderlas su participación en la celebración de la Misa será mucho más activa.Este subsidio contiene fundamentalmente la lectura del Evangelio de cada domingo del año, de acuerdo a cada uno de los ciclos litúrgicos, adaptado para hacerlo más comprensible y accesible a los niños. Sabemos que de acuerdo a las orientaciones litúrgicas (Cfr. Sagrada Congregación para el Culto Divino, Directorio Litúrgico para las Misas con participación de Niños, Vaticano, 1973, nn. 41-49) para las celebraciones con niños este tipo de adaptaciones son permitidas y se pueden utilizar en la celebración misma de la Misa, además estos textos cuentan con la aprobación eclesiástica diocesana.Esta hojita tiene la intención también de ser un apoyo para la catequesis, repasando el Evangelio de cada domingo con los niños, será una forma de estimularlos a participar con mayor interés en la Misa dominical. Contiene igualmente una actividad didáctica que ayude a los niños a entender y poner en práctica las enseñanzas de Jesús.Agradezco a quienes hacen posible que podamos ofrecer este material a todos los catequistas, a Rafael Pérez que consigue los recursos para la impresión de las hojitas y distribuirlas gratuitamente; a Palabra y Obra A.C., que nos han dado la autorización para usar su material como contenido de la hojita, especialmente a Erika M. Padilla; al Ing. Erick Miranda que se encarga del diseño y ahora también a Catholic.net por poner su plataforma de Internet al servicio de la catequesis y los catequistas de muchas partes del mundo.Como dice el apóstol, que el Señor que comenzó esta obra buena la lleve a buen término, construyendo su Reino desde este mundo.FraternalmenteP. Eduardo Mercado Guzmán

Director de la Comisión de Catequesis

Arquidiócesis Primada de México
En esta primer edición les brindamos la correspondiente al próximo Domingo 3 de Julio 2011¿Te gustaría saber cómo es que el Padre nos muestra los secretos del Reino de Dios?
Jesús nos lo dice.
 
Descarga el archivo aquí:* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual


* Preguntas, sugerencias y comentarios al autor



 
Compartir:
  |   Imprimir   |   Enviar   |   Comentar


     
Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red.Ayúdanos con tu donativo hoy mismo. Dios te lo recompensará. DA CLICK AQUÍ PARA DONAR





Encuesta:




Catholic.net busca unir los esfuerzos de todos los católicos en la red, con el fin de dar una mayor visibilidad y promoción al trabajo evangelizador que realizan las diversas instituciones y realidades eclesiales en Internet, brindando además, servicios de alta calidad y contenidos fieles al Magisterio de la Iglesia. Si recibió este mensaje por error o desea cancelar su suscripción a este servicio, simplemente haga click aquí. Si por alguna razón el vínculo no funciona o quiere denunciar que alguien lo suscribió a nuestros servicios sin su consentimiento, solo reenvíe este correo a abuso@catholic.net con asunto CANCELAR y lo daremos de baja de todos nuestros servicios.

jueves, 30 de junio de 2011

LOS NUEVE PRIMEROS VIERNES DEL MES


ORACIÓN PARA DESPUÉS DE CADA UNA DE LAS COMUNIONES DE LOS NUEVE PRIMEROS VIERNES
Jesús mío dulcísimo, que en vuestra infinita y dulcísima misericordia prometisteis la gracia de la perseverancia final a los que comulgaren en honra de vuestro Sagrado Corazón nueve primeros viernes de mes seguidos, acordaos de esta promesa y a mi, indigno siervo vuestro que acabo de recibiros sacramentado con este fin e intención, concededme que muera detestando todos mis pecados, creyendo en vos con fe viva, esperando en vuestra inefable misericordia y amando la bondad de vuestro amantísimo y amabilísimo Corazón.
Amén.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS VIERNES
Jesús mío, os doy mi corazón, os consagro toda mi vida, en vuestras manos pongo la eterna suerte de mi alma y os pido la gracia especial de hacer mis nueve primeros Viernes con todas las disposiciones necesarias para ser partícipe de la más grande de vuestras promesas, a fin de tener la dicha de volar un día a veros y gozaros en el cielo. Amén.

ORACIONES PARA LOS NUEVE VIERNES
PRIMER VIERNES

Yo te prometo, en el exceso de la misericordia de mi corazón, que mi amor omnipotente concederá a todos los que comulguen los primeros viernes de mes, durante nueve meses consecutivos, la gracia de la penitencia final, y que no morirán en mi desgracia, ni sin recibir los Santos Sacramentos, asegurándoles mi asistencia en la hora postrera.
¡Oh buen Jesús, que prometisteis asistir en vida, y especialmente en la hora de la muerte, a quien invoque con confianza vuestro Divino Corazón! Os ofrezco la comunión del presente día, a fin de obtener por intercesión de María Santísima, vuestra Madre, la gracia de poder hacer este año los nueve primeros viernes que deben ayudarme a merecer el cielo y alcanzar una santa muerte.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

SEGUNDO VIERNES

Les daré todas las gracias necesarias a su estado.


Jesús misericordioso, que prometisteis, a cuantos invoquen confiados vuestro Sagrado Corazón, darles las gracias necesarias a su estado: os ofrezco mi comunión del presente día para alcanzar, por los méritos e intercesión de vuestro Corazón Sacratísimo, la gracia de una tierna, profunda e inquebrantable devoción a la Virgen María.

Siendo constante en invocar la valiosa providencia de María, Ella me alcanzará el amor a Dios, el cumplimiento fiel de mis deberes y la perseverancia final.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

TERCER VIERNES

Pondré paz en las familias. Bendeciré los lugares donde se venera la imagen de mi Corazón.


Jesús amantísimo, que prometisteis bendecir las casas donde se venera la imagen de vuestro Sagrado Corazón, yo quiero que ella presida mi hogar; os ofrezco la comunión del presente día para alcanzar por vuestros méritos y por la intercesión de Vuestra Santa Madre que todos y cada uno de los miembros de mi familia conozcan sus deberes; los cumplan fielmente y logren entrar en el cielo, llenas las manos de buenas obras.

¡Oh Jesús, que os complacéis en alejar de nuestro hogar las disensiones, las enfermedades y la miseria! Haced que, vuestra vida sea una no interrumpida acción de gracias por tantos beneficios. Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

CUARTO VIERNES

Seré su consuelo en todas las tribulaciones.


Jesús mío, que prometisteis consuelo a cuantos a Vos acuden en sus tribulaciones: os ofrezco mi Comunión del presente día para alcanzar de vuestro Sagrado Corazón y del Corazón Inmaculado de vuestra Madre Santísima la gracia de venir al Sagrario a pedir fuerza y consuelo cuantas veces me visiten las penas. ¡Oh Jesús, oh María, consolad y salvad a los que sufren! ¡Haced que ninguno de sus dolores se pierda para el cielo!
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

QUINTO VIERNES

Derramaré copiosas bendiciones en todas sus empresas.


Jesús mío, que prometisteis bendecir los trabajos de cuantos invoquen confiados Vuestro Divino Corazón: os ofrezco la comunión del presente día para alcanzar por vuestra Santísima Madre la gracia de que bendigáis mis estudios, mis exámenes, mi oficio, y todos los trabajos de mi vida.

Renuevo el inquebrantable propósito de ofreceros cada mañana al levantarme, y por mediación de la Santísima Virgen, las obras y trabajos del día..., y de trabajar con empeño y constancia para complaceros y alcanzar en recompensa el cielo.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

SEXTO VIERNES

Los pecadores hallarán en mi Corazón un océano de misericordia.


Sagrado Corazón de Jesús, siempre abierto a los pecadores arrepentidos: os ofrezco la comunión del presente día para alcanzar por vuestros méritos infinitos y por los de vuestra Santísima Madre la conversión de cuantos obran mal. Os suplico, ¡buen Jesús!, inundéis su corazón de un gran dolor de haberos ofendido. Haced que os conozcan y os amen. Dispensadme la gracia de amaros más y más y en todos los instantes de mi vida, para consolaros y reparar la ingratitud de quienes os olvidan.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

SÉPTIMO VIERNES

Las almas tibias hallarán fervor. Las almas fervorosas llegarán presto a la perfección.


Sin vuestro auxilio, Jesús mío, no podemos avanzar en el camino del bien. Señor, por mediación de la Virgen María, os ofrezco la comunión de este día para que avivéis en mi alma el amor a vuestro Corazón Sagrado y concedáis este amor a cuantos no lo sienten. Ayudado de vuestra divina gracia lucharé, Señor, para que cada semana, cada mes, avance un poco en la virtud que más necesito.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

OCTAVO VIERNES

Daré a cuantos trabajan por la salvación de las almas el don de ablandar los corazones más endurecidos.


Sagrado Corazón de Jesús, que prometisteis inspirar a los que trabajan por la salvación de las almas aquellas palabras que consuelan, conmueven y conservan los corazones; os ofrezco mi comunión de hoy para alcanzar, mediante la intercesión de María Santísima, la gracia de saber consolar a los que sufren y la gracia de volver a Vos, Señor, a los que os han abandonado.

¡Dulce Salvador mío, concededme y ayudadme a salvar almas! ¡Son tantos y tantos los desgraciados que empujan a los demás por el camino del vicio y del infierno! Haced, Señor, que emplee toda mi vida en hacer mejores a los que me rodean y en llevarlos conmigo al cielo.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

NOVENO VIERNES

Guardaré recuerdo eterno de cuanto un alma haya hecho a mayor gloria de mi Corazón. Los que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón, de donde no será borrado.


Os ofrezco, Jesús mío, la Comunión del presente día para alcanzar la gracia de saber infundir en el alma de cuantos me rodean ilimitada confianza en vuestro Corazón Divino. Dadme cuanto necesito para llevar a Vos a los que luchan, a los que lloran, a los caídos, a los moribundos. Y dignaos, ¡oh Jesús!, escribir hoy mi nombre en vuestro Corazón y decir a los ángeles que rodean vuestro Tabernáculo: Este nombre es el de un devoto que, amándome mucho, quiere consolarme del olvido e ingratitud de tantos hombres.
Amén.

Oración Final: Jesús mío, os doy mi corazón...
Oración para después de la Comunión: Jesús mío dulcísimo,...

martes, 28 de junio de 2011

PEDRO Y PABLO - La película

Favor pausar el reproductor automático del Blog

VIDA CRISTIANA - Reflexión de Malaquías 3, 10

"Traigan todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en Mi casa; y pónganme ahora a prueba en esto;" dice el SEÑOR de los ejércitos "si no les abro las ventanas de los cielos, y derramo para ustedes bendición hasta que sobreabunde". Malaquías 3, 10.



Utilicemos esta Palabra de Dios para pensar en nuestra actitud como cristianos. La Palabra dirigida al pueblo a través del Profeta Malaquías habla expresamente del Diezmo. El diezmo es la décima parte de todo lo arrecaudado sea en frutos o en dinero. El sentido es devolver a Dios una décima parte de todo lo que Él en su gran amor nos da. Nosotros, en la Argentina podemos pensar que la cita no tiene sentido para nosotros porque no trabajamos el diezmo - como la Iglesia de Brasil y otros países. Pero no!
Partamos que el diezmo nos trae la conciencia de que todo es de Dios y que lo que tenemos, ganamos o construimos es por su bondad y por eso le devolvemos la décima parte (el 10%) de todo lo que nos concedió el Buen Dios. Si nosotros no trabajamos el Sentido del Diezmo debemos aplicar esa palabra a otra cosa, por ejemplo si pensamos que lo más precioso que Dios nos ha dado es la vida y con ella todo lo que tenemos, ¿no tendríamos que devolverle a Dios la décima parte de todo, o sea, de nuestra vida? La décima parte de nuestra vida no se puede medir con mercadería ni dinero sino con obras, acciones y compromiso con Su Obra.
Así es, pensar que todo es de Dios nos lleva a pensar que no podemos agradecerle de todo y siempre estaremos en deuda con Él, pero podemos devolverle un porcentaje para que su Reino crezca.
Lo interesante es que Dios nos aconseja a ponerlo a prueba, o sea, probemos, hagamos la experiencia de compartir la vida con él, de no ser egoístas y pensar que somos los dueños de todo. Hagamos la experiencia, entreguemosle nuestra vida, aprendamos a ser confiados y entregados a Él. Como consecuencia vendrán las bendiciones abundantes. Hagan la experiencia de Dios y tendrán bendiciones abundantes. Eso no es tan fácil ya que estamos viviendo una situación en la que el hedonismo vuelve a reinar y el individualismo impera entre los hombres; el orgullo invade el corazón humano y lo cierra para las cosas del grandioso. Por eso vale retomar lo que Dios nos propone: Hagan la prueba, o bien, "póngame a prueba" - ya que estamos marcados por signos y los buscamos para creer - y verán abiertas las puertas del cielo derramando bendiciones abundantes.
Si nos detenemos a pensar un poco más y relacionando con los Mandamientos de la Ley de Dios y de la Iglesia, Dios nos pide apenas 1 hora de misa semanalmente. Podemos concluir, entonces, HAGAN LA EXPERIENCIA DE DIOS, VENGAN A MI BANQUETE Y DERRAMARÉ SOBRE USTEDES GRACIAS ABUNDANTES.
Será que nos cuesta tanto aceptar el desafío de Dios? Dejémonos alcanzar por Él y veremos las gracias en nuestra vida.

P. Adelino

SI TE GUSTA, ¿POR QUÉ NO LO HACES PÚBLICO?