sábado, 20 de marzo de 2010

DINÁMICA DE CUARESMA - QUINTA SEMANA


CELEBRACIÓN PENITENCIAL.
Tus manos están atadas

MONICION INICIAL
Tenemos las manos atadas,
atadas por nuestro egoísmo,
atadas por nuestra comodidad,
atadas por nuestra impaciencia,
atadas por nuestro ego,
atadas por nuestros miedos,
atadas por la falta de ilusión y de esperanza,
atadas por nuestra codicia,
atadas por nuestro orgullo,
atadas por nuestros cansancios,
atadas por nuestras violencias,
atadas por nuestra falta de responsabilidad,
atadas por nuestra falta de compromiso,
atadas por nuestro conformismo,
atadas por ...
atadas...
atadas por nuestro pecado.

SILENCIO Y REFLEXIÓN:
¿Vos tenés las manos atadas? ¿Quién o qué las ata?
¿Qué te hace permanecer a vos con las manos atadas?
¿Qué puedes hacer para liberarlas?
Confía y pensá que resolver muchas cosas basta una decisión.

ORACIÓN:
Jesús, Tu eres el Amigo capaz de liberarnos, de desatar nuestras manos, de ayudarnos a librarnos de estas ligaduras que nos impiden hacer el bien. Por ti podemos renacer y resplandecer cada día, ser hombres nuevos, con manos nuevas, libres y ágiles para hacer el bien, con la certeza de que cuando nuestros corazones se ensucien y nuestras manos vuelvan a ser torpes y cautivas, tú vendrás siempre a liberarnos.

PALABRA DE DIOS. (Ef. 2, 4-10)
“Pero Dios, que es rico en misericordia y nos tiene un inmenso amor, aunque estábamos muertos por nuestros pecados, nos volvió a la vida junto con Cristo - ¡Por pura gracia habéis sido salvados!- nos resucitó y nos sentó con él en el cielo. De este modo quiso mostrar a los siglos venideros la excelsa riqueza de su gracia, hecha bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Por la gracia, en efecto, habéis sido salvados mediante la fe; y esto no es algo que venga de vosotros, sino que es un don de Dios; no viene de las obras, para que nadie pueda presumir. Somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para realizar las buenas obras que Dios nos señaló de antemano como norma de conducta”.


Reflexión: En este momento vamos a abrirnos a esta gracia y a este amor. Cuanto mayor sea la apertura, más gracia y más amor recibiremos. Esta apertura es lo que llamamos fe.

PRECES EN ACCION DE GRACIAS:
Te damos gracias, Padre:
- Por que amor con que nos amas.
- Por el agua y la sangre de Cristo.
- Por el Don del Espíritu Santo.
- Por la Iglesia que nos transmite tu gracia.
- Por los sacramentos que recibimos.
- Por el perdón de nuestros pecados.
- Por hacernos hijos tuyos.

Sí, Padre, te damos gracias por la inmensidad de tu amor y tu ternura, manifestados en tu Hijo, Jesucristo, nuestro Salvador.

ESTANDO NOSTOTROS MUERTOS POR LOS PECADOS.
Hemos de reconocer nuestra pobreza y nuestro pecado. Es para que el Señor nos cure. Si acudimos al médico, hay que empezar por decir la enfermedad.
Nosotros, que tenemos las manos atadas, algunas veces hasta por propia voluntad, confesamos “Hemos pecado”.
Cada uno piensa en silencio en qué ha fallado, y se acerca al sacerdote para pedir perdón a Dios y a los hermanos. No dejemos que llegue la Pascua y nos agarre todavía
como hombres viejos. Jesús quiere que seamos hombres nuevos, renacidos en su gracia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario