viernes, 4 de marzo de 2011

PREPARATIVOS PARA LA BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II

(EFE).- Los restos de Juan Pablo II serán trasladados, una vez que sea proclamado beato, desde las Grutas Vaticanas (cripta de la basílica de San Pedro) a una capilla del templo vaticano, para permitir una mayor afluencia de fieles, confirmaron a Efe fuentes vaticanas. Se trata de la capilla de San Sebastián, que se encuentra en la parte derecha, entrando a la basílica de San Pedro, entre la que acoge a la "Piedad", de Miguel Ángel, y la Capilla del Santísimo.

La capilla de San Sebastián apareció ya hoy cubierta con una gran lona. Según las mismas fuentes ello se debe a que han comenzado ya los trabajos de restauración de la misma, para acoger en fechas próximas el cuerpo sin vida del Papa Wojtyla. Los obreros han comenzado a limpiar los mármoles, así como el mosaico de San Sebastián. También será trasladado a otro lugar los restos del papa Inocencio XI (1611-1689), que se guardan en una urna colocada en la capilla.

Los restos de Juan Pablo II, fallecido el 2 de abril de 2005, reposan desde el 8 de abril de 2005, fecha del funeral, en las Grutas Vaticanas, en la que fue tumba del beato papa Juan XXIII y a pocos metros de la tumba de San Pedro. Juan Pablo II es el único Papa que reposa entre dos reinas, Cristina de Suecia y Carlota de Chipre, enterradas asimismo en las Grutas Vaticanas a pocos metros de su sepultura.

Una sencilla lápida de mármol blanco jaspeado tras la cual hay un macetón de calas blancas cubre la tumba del papa polaco, que se ha convertido en lugar de peregrinación de fieles de todo el mundo. Según datos del Vaticanos, una media de más de 20.000 personas la visitan a diario. "Ioannes Pavlvs PP II. 16.X.1978-2.IV.2005" son las únicas letras y números grabados en la losa de mármol, proveniente de la famosa montaña de mármol de Carrara, en el noroeste italiano.

La losa mide 2,20 metros de largo por 1,20 metros de ancho y está dispuesta de manera que los fieles puedan verla y leer lo escrito con facilidad. Juan Pablo II apreciaba mucho a Juan XXIII, por lo que se decidió enterrarlo en la tumba que ocupaba éste, una vez que el "Papa Bueno", quien convocó el Concilio Vaticano II que cambió radicalmente a la Iglesia, fue trasladado a la basílica vaticana una vez beatificado. Los restos de Juan XXIII descansan en la capilla de San Jerónimo.

Hoy, viernes, Benedicto XVI puede firmar ya el decreto por el que se reconoce el milagro que llevará a Juan Pablo II a la gloria de los altares, cuya beatificación se celebrará en este año 2011, posiblemente en abril o en octubre, confirmaron a Efe fuentes vaticanas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

SI TE GUSTA, ¿POR QUÉ NO LO HACES PÚBLICO?