martes, 19 de enero de 2010

REFLEXIONES - LA CHOZA QUEMADA


Un día, zarpó un barco a alta mar. Iban 20 hombres. Era un viaje de 50 días y entre ellos se encontraba un creyente de quien todos en la tripulación se burlaban...
Una noche estallo el cuarto de máquinas y se hundió el barco sobreviviendo solo el creyente al naufragio.

El único sobreviviente de un naufragio estaba sobre una pequeña isla desierta. Estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara. Todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba.

Ya cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabaña para protegerse y proteger sus pocas posesiones.

Un día se fue a pescar y regreso corriendo al ver que se quemaba su choza y no pudo salvar nada. después de haber perdido todo, anduvo vagando en la isla como sonámbulo, ya sin esperanza.

El náufrago estaba confundido y enojado con Dios y llorando le decía: “¿Cómo pudiste hacerme esto?”, y se quedó dormido sobre la hamaca.

Temprano a la mañana siguiente, escuchó asombrado la sirena de un buque que se acercaba a la isla. ¡Venían a rescatarlo!.

Al llegar sus salvadores les preguntó:

''¿Cómo sabían que yo estaba aquí?''.

Y ellos les respondieron:

''Vimos las señales de humo que nos hiciste...''

Recuerda la próxima vez que tu pequeña choza se queme. . . . No pierdas la fé. Puede ser simplemente la señal de lla presencia de Dios que tanto pediste.
Isaías 49: "Yo jamás me olvidaré de lo que es mío... ustedes están grabados en la palma de mis manos".

2 comentarios:

  1. UN HERMOSO Y ESPERANZADOR MENSAJE QUE EXALTA LA GRANDEZA DEL SEÑOR, MI DIOS

    ResponderEliminar
  2. UN HERMOSO Y ESPERANZADOR MENSAJE QUE EXALTA LA GRANDEZA DEL SEÑOR, MI DIOS

    ResponderEliminar

SI TE GUSTA, ¿POR QUÉ NO LO HACES PÚBLICO?