lunes, 25 de abril de 2011

Pascua, fiesta de la Vida

 

Para celebrar una fiesta que no olvide ni desconozca los dolores, sino que los alivie, los sane, los redima…les compartimos estas reflexiones de Carmiña Navias Velasco, literata y teóloga colombiana.

"Con Jesús recuperamos el significado profundamente humano de la fiesta; ésta se nos muestra como humanamente necesaria; la fiesta cristiana es suspensión del tiempo cotidiano y participación en el tiempo de Dios; no caben en ella elementos superficiales que desvirtúen su contenido, nos desvíen y nos aparten del verdadero sentido. Celebrar la fiesta es celebrar la vida…"

Por esto entramos en ésta semana a Jerusalén, símbolo del poder político, religioso, comercial, allí entramos, solamente con un manto de sueños compartidos, que una nueva realidad es posible, político-religioso –comercial, donde el poder es servicio, donde nuestro Dios es padre y madre que va creando sobre nuestro andar y los bienes se comparten con justicia.

El final es conocido, parece un fracaso, se dispersan hasta los más cercanos… pero desde ésta aparente derrota, la vida surge con más fuerza, por eso hacemos fiesta. Esta fiesta nos sumerge en una Teología de la Vida, porque vemos vida en Jerusalén, porque queremos vida no vemos en ésta fiesta una Teología de la Muerte, de la derrota del sufrimiento.

En la traducción judeo-cristiana la palabra Pascua significa Paso-Salto-Cambio, la palabra Salto da cuenta de un modo más preciso del cambio en la conciencia del hombre en relación a sus procesos de liberación, como parte de la historia humana, que se anima a dejar huellas.

El desafío es saltar, con el riesgo que ello traiga, saltar seguramente es más inseguro  que pasar sobre lo firme, pero nos hace re-descubrir el misterio. La comunidad de Betania, la comunidad de Juan, se atreve a saltar y nos describe seis  señales preparando la séptima que es la Cruz, la 1ª "las bodas de Cana, 2ª Cura el hijo el Funcionario,3ªCura un paralítico,4ªLa multiplicación de los panes,5ªLa curación del ciego de nacimiento, 6ª La resurrección de su amigo Lásaro. Si las miramos a las seis, van creciendo en intesidad hasta que Jesús dice "desátenlo y déjenlo caminar", la comunidad de Juan busca despertar la fe en una fraternidad que está desanimada.

Esta comunidad habrá experimentado que en medio de sus Fiestas, las mismas de siempre, algo nuevo empezaba a gestarse…La rutina se volvía encuentro profundo y significativo.

Esa comunidad nos recordó esa frase que describe tan bien a Jesús : "He venido para que tengan Vida, pero Vida en abundancia". Y esas señales hablan de muchos otros hechos… seguramente cargados de apasionamientos y padecimientos, alegrías y dolores, tensiones y gozos… como es la vida. Ellos en medio de situaciones difíciles pudieron Parir la Pascua.

La 7ª señal es La Cruz, que termina diciendo: "inclinando la cabeza ,entregó su Espíritu". Todo vuelve a empezar, una Nueva Creación, un Nuevo Génesis, Jesús entrega el Espíritu  que sigue haciendo nuevas todas las cosas.

Que ésta Pascua nos ayude a descubrir nuestras SEÑALES, pequeñas y grandes que le van dando sentido y vigor a nuestra vida.

Unimos nuestros sueños y deseos de renacer a una nueva vida juntos, con mucho afecto.

 

 


   
 






--
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mens. 9-7-87 
"Quiero la conversión de los hijos a Dios y la consagración a Mi Corazón de Madre".

1 comentario:

  1. estoy en uno de los hoteles cinco estrellas en Paris y el sabado fui a un bautisimo.. fue muy emotivo tanto como en Argentina. la religion es igual en todo el mundo.

    ResponderEliminar

SI TE GUSTA, ¿POR QUÉ NO LO HACES PÚBLICO?